martes, 31 de julio de 2012

The Dark Spire: La gran huida



Alguien debió de decirle a la gente de Atlus que los Etrian Oddysey no eran tan difíciles. Ni tampoco los Shin Megami Tensei. Todo era cuestión de echarle horas y hacer suficiente levelling. Me imagino la cara de cabreo de la gente de la compañía y cómo sus retorcidas mentes empezaron a diseñar su venganza contra estos roleros “listillos”.

El resultado de esa venganza fue la publicación de The Dark Spire, un juego absolutamente de nicho, desarrollado por la compañía Success y presentado como un remake de los clásicos de rol de los años 80.

He de decir que una vez di por imposible este juego. Le dediqué unas 15 horas, y su dificultad me pareció tan elevada que lo dejé aparcado. Fue hace algún tiempo cuando  me volvió a picar la curiosidad y, he de reconocerlo, también el orgullo y decidí darle una segunda oportunidad.


Apoyarse en Internet

No soy muy dado de buscar la solución a los juegos en las guías que se encuentran en internet, pero alguna vez he acudido a la web para ver la solución de algún puzle, o indicaciones acerca de la mecánica de un juego. Alguna vez… hasta que volví a jugar a The Dark Spire. En este juego esas guías resultaron ser imprescindibles.

En serio, llevaba muchos años sin encontrarme un juego con unos puzles tan difíciles o con una necesidad de entender las mecánicas de los combates. Si no hubiese sido por Internet la torre me hubiese vencido de nuevo y no habría podido alcanzar siquiera los niveles últimos del juego. Un juego que no te indica el daño que hacen las armas, que plantea unos puzles sin prácticamente la más mínima pista y unos combates de endiablada dificultad, requiere una habilidad extraordinaria o cierta dosis de ayuda externa para poder progresar y disfrutar del mismo.

Gracias a las guías (no me arrepiento en absoluto de haberlas utilizado) he podido disfrutar de un juego muy interesante que lamentablemente no llegó a Europa.

¿Análisis fiables?

¿Es The Dark Spire un buen juego?
Normalmente no me interesa mucho analizar este tipo de cosas. Le dejo a las revistas o blogs especializados el realizar un análisis del juego y ponerle estrellitas o un número del 1 al 10 o al 100. Sin embargo, en este caso me encuentro con tres problemas:
  1. El juego no llegó a Europa. 
  2. No es un juego para todos los públicos. Sólo para fanáticos del rol e igual ni siquiera para todos ellos.
  3. Los grandes problemas de este juego sólo se aprecian una vez muy avanzado el desarrollo del mismo
Un redactor dispone de x horas para dedicarle a cada uno de los juegos a analizar cada mes. Algunos le llevan 10 horas. Otros, especialmente los de estrategia o rol, unas cuantas más. El problema de este juego es que la dificultad de los puzles hace que requiera un mínimo de 40 horas para terminar el juego… sabiendo la solución a dichos puzles.

Sólo hay que echarle un ojo a las reviews de IGN , RPG fan o cualquier otra que encuentres en google. Todas ellas son perfectamente respetables e indican claramente como es este juego cuando llevas jugadas 10-15 horas. Sin embargo es necesario realizar los análisis de los juegos una vez finalizados, no antes. De lo contrario el mismo no se puede juzgar del todo correctamente.

Por todo esto encuentro conveniente realizar una pequeña aclaración de algunos aspectos del juego que sólo pueden juzgarse una vez finalizado y que ponen en evidencia sus principales defectos. No quiero realizar un análisis completo ni entrar en detalle acerca de otros componentes como los gráficos, sonido, etc (todo ellos se pueden leer en cualquier review) sino simplemente indicar cómo a mi juicio las pocas review existentes realizan una exposición parcial de las mecánicas del juego.


Aclaraciones de las review

The Dark Spire comienza poniendo a tu disposición un grupo de 4 personajes con 4 profesiones a elegir: guerrero, mago, sacerdote o ladrón. Todas ellas son indispensables para avanzar en el juego. Aquí empiezan los problemas. Al tener 4 personajes, y ser todas las profesiones necesarias, no hay elección posible. No puedes obviar al ladrón, ni al sacerdote, etc. Hacerlo significa no poder pasarte el segundo nivel del juego ni probablemente el primero).

La formación pasa a un segundo nivel en la segunda mitad del juego, ya que todo se concentra en la magia. Lanzar hechizos a grandes grupos y recibir ataques que afectan a todo el grupo. Me he pasado el juego sin variar de formación ni una sola vez. De hecho, uno delante y tres detrás, por cómo funcionan los ataques en este juego, parece la única posibilidad viable para sobrevivir. Esto mismo es lo que hace que las profesiones, incluidas las sub clases, estén desequilibradas.

En otros juegos de Atlus cualquier combinación de personajes medianamente equilibrada puede pasarse el juego. Aquí no, y esto pienso que es un gran hándicap. Por lo mencionado anteriormente a partir de cierto nivel el soldado y el ladrón sólo se utilizan como medio para obtener las sub clases. Una vez logradas, todos los puntos de experiencia han de ir dados a magos y sacerdotes. La mejor forma de pasarte el juego, y quizás la única, es teniendo a como mínimo tres personajes con hechizos ofensivos de alto nivel.

Los puzles comentan que son difíciles. No es del todo acertado. Vale que son el verdadero reto del juego pero es que su dificultad es en ocasiones absurda, siendo además algunos de ellos imprescindibles para progresar en la aventura. No creo que los que hicieron las review llegasen a los puzles del ascensor al de necromancia… Una cosa es que sean complejos, y otra cosa es que te puedes pasar muchísimas horas intentado averiguar cómo resolver el puzle, ya que las pistas brillan por su ausencia. El otro gran problema de esto es que si le dedicas esas horas, para cuando quieras pasarlo, tus personajes estarán muy por encima del nivel necesario, restando algo de emoción a algunas partes del juego. Es una pena. Estoy a favor de volver a introducir esos puzles tan clásicos de los juegos de rol antiguos, y The Dark Spire contiene muchos de este tipo, pero la dificultad tan elevada hace que la experiencia no sea del todo buena.

En los bosses Atlus ha cambiado su estrategia respecto a otros juegos. En los Etrian, así como en algunos Shin Megami Tensei, los bosses representan puzles en sí mismos. Si quieres avanzar en el juego, puedes matarlo de la forma tradicional, lo cual requiere cierta dosis de levelling, o averiguar cuál es la combinación de personajes o tácticas que permiten derrotarlo de forma más sencilla. En The Dark Spire esto no sucede. Los verdaderos bosses en ese punto son los puzles. Los jefes, además de escasos, no tienen demasiado misterio, y comparados con algunos enemigos comunes son incluso sencillos de matar.

Los encuentros aleatorios, cuya dificultad se comenta tanto en las review existentes, se vuelven más sencillos una vez se dispone de varios personajes con magia ofensiva. Pese a ello, cualquier enfrentamiento en los últimos niveles del juego puede ser mortal. Esto obliga a realizar dos acciones. La primera es salvar cada pocos pasos (algo bastante tedioso). La segunda acción es que debido a que en los últimos niveles los enemigos atacan en hordas y los hechizos son limitados, el jugador se ve obligado a realizar algo poco frecuente: huir. No puedes aceptar cada combate que se te propone, sino que debes reservar tus fuerzas para los momentos clave. Esto lleva a situaciones a veces un poco esperpénticas, en las que cada vez que abres una puerta (además de salvar antes de hacerlo) y aparece un monstruo, toca huir. Al final parece que estás viendo un capítulo de Scooby Doo. Pese a la descompensación en las formaciones y profesiones, esta dificultad consigue transmitir una elevada tensión a lo largo de todo el juego, consiguiendo así mantener el interés del jugador en todo momento.


Rol ciego

Hace poco que he finalizado el juego y me ha dejado un sabor un poco amargo. Creo que algunas mecánicas introducidas son acertadas, como la elevada dificultad de los combates, que te obliga a huir y no pasarte por el laberinto en cuestión como si los personajes fueran superhéroes matando a todo el que se pone por delante.

Sin embargo, otras de las características del juego me parece que no se han introducido de forma demasiado acertada. Aparte de la descompensación de personajes y formaciones, el oscurantismo que rodea al juego, en forma de nula información acerca de especialmente cómo resolver los puzles, hace que el jugador se vea prácticamente obligado a recurrir a ayuda externa para solucionarlos, perdiendo de esta forma, el sentido de los mismos.

Me encantaría que Atlus sacase una segunda parte de este juego, y corrigiesen algunos de estos problemas haciéndolo un poco más accesible pero sin perder sus señas de identificación.

Mientras tanto, The Dark Spire pasa por ser una recomendable opción para aquellos jugadores de rol que buscan una experiencia más clásica que se salga de lo que se ve habitualmente a día de hoy en este género.  Siempre y cuando, eso sí, se esté dispuesto a tragarse el orgullo, pedir ayuda y huir.

 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario